martes, 25 de marzo de 2008

La carretera, sus cuestas, curvas y kilómetros

A diario caigo en la misma idea:

Nos la estamos jugando.

De nosotros, y sólamente de nosotros depende que nuestra niña tenga las mismas oportunidades que cualquier otra niña. Si quiero que mi niña pueda ir al colegio, a la universidad, optar por un trabajo y realizarse como persona, HOY hay que actuar. La sordera no espera. Lo que no avances hoy no lo recuperas mañana.

Y me entra una angustia que me paraliza. Pero por poco rato porque no hay tiempo que perder.

Como ya he dicho otras veces, cada día tiene su afán y hay que ocuparse del día a día más que pre-ocuparse del mañana. Aunque por si acaso, siempre hay que estar oteando el horizonte.

Lo voy a intentar explicar con una analogía:

La carrera contrarreloj que supone luchar contra la sordera es como ir por una carretera corriendo y el único dato que tienes es la dirección:

Hacia delante.

No sabes cuántos kilómetros llevas recorridos ni los que quedan, te encuentras con cuestas empinadas que te desgastan, hay días de niebla que ni siquiera sabes si estás en la carretera o te has salido en una de sus curvas, y a menudo llueve y no hay nadie que te de un paragüas. Muchas veces te haces ilusiones porque crees que ves la meta pero cuando llegas allí lo único que ves es que la carretera sigue y sigue hasta perderse en el horizonte. Y para hacerlo más duro, de vez en cuando, sin saber por qué, en un mes deshaces lo que has avanzando en varios años.

Y dudas.

¿Estaré en la carretera que llega a la meta?
¿Y si esto no llega a ninguna parte?
¿No habrá atajos?
¿No hay manera de ir más rápido?
¿Tendré fuerzas para llegar a la meta?
¿Y si yo no corro, quién lo hará por mí?

Y lo importante es darse cuenta que lo único que vale es correr, dejarte la piel corriendo y cuidarse para que mañana también puedas correr y con ello conseguir, paso a paso, que tu hija salga adelante.

Nadie te asegura que llegues a la meta. Pero lo que es seguro es que, si corres, te acercas cada día un poco más a la meta.

Espero que, dentro de quién sabe cuanto tiempo, nos encontremos todos en la meta.


Escrito el 27/02/2008 00:14

1 comentario:

  1. Quiero estar en la meta cuando llegues, así que me tengo que dar mucha prisa...
    También puedo servir de apoyo logístico como en una maratón.

    Escrito por Abuelo 27/02/2008 22:18

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.