martes, 25 de marzo de 2008

Los 4 pilares del desarrollo de un niño

Un día nos dijeron que sería bueno que a nuestra hija la vieran en el servicio de Atención Temprana del hospital para que la evaluaran y, si lo creían conveniente, incluirla en el programa de estimulación para bebés. Una de las primeras palabras que me dijeron fueron: "El oído es un órgano vital". Por fin. Por fin lo escuchaba de manera clara y tajante por parte de un profesional. A estas alturas parece obvio, pero si la sordera resulta tan compleja y difícil de afrontar, es muchas veces porque no se piensa en que el oído sea un órgano vital. Y sobre todo para un bebé, que aun ha de desarrollar complejos mecanismos en el cerebro para desarrollarse y poder llegar, un día, a entender y emitir conceptos, ideas y palabras. Y como no es algo visible, la detección es un camino difícil de seguir.

Así que con esta premisa, que consiguió captar toda mi atención, continuó explicando:

El desarrollo de cualquier bebé, se basa en 4 pilares:

- la audición
- la psicomotricidad gruesa
- la psicomotricidad fina
- la sociabilidad.

Pues bien, un bebé con pérdida auditiva, o sordo, no sólo no cuenta con el primer pilar, sino que podrán verse afectados en mayor o menor medida los otros 3 pilares. De manera que igual que buscamos medios para solucionar la sordera, también hay que buscarlos para que el resto del desarrollo sea el mejor posible.

Nos dijo que para los dos primeros pilares, ya estábamos en camino (Rehabilitación auditiva y Fisioterapia). Y que nos recomendaba para el tercero, incluirla en el programa de estimulación temprana, que no es otra cosa que seguir desde un punto de vista profesional, su evolución en la manipulación de objetos, juego, y desarrollo. De manera que se trabaje con ella a base de jugar, (ella se lo pasa en grande!) pero potenciando aquello que le cueste hacer más y suponga o le pueda suponer en un futuro, un retraso. De manera que no sólo detecta, sino que estimula y previene.

Y para el cuarto pilar, no menos importante, el de la sociabilidad, nos recomendaba escolarizarla a partir del año (a no ser que exista alguna razón médica que indique lo contrario).

La "carretera" hay que recorrerla, pero además sin saltarse algún tramo que pase desapercibido. Y la suerte es encontrarse a quien te va diciendo cómo pasar por toda ella, y además por qué.

1 comentario:

  1. Hola Pedro. Me gusta mucho mucho esa frase de la carretera.

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.