jueves, 13 de agosto de 2009

Cumplimos dos años

Nuestra Paula ha cumplido 2 años!

Cuando me diagnosticaron que tenía citimegalovirus, la primera pregunta que me hizo el doctor fue: ¿no estará tu mujer embarazada? Yo le afirmé que sí, que estaba de 4 meses. Me dijo que fuesemos inmediatamente a ver al ginecólogo. Luego me dijo que no me preocupase pero que fuese inmediatamente. Yo volví a la oficina y busqué en internet qué era eso del citomegalovirus y por qué era tan importante si mi mujer estaba embarazada o no. Recuerdo que la primera página que encontré me dejó aterrado. Microcefalia, sordera, ceguera, calcificaciones cerebrales, retraso psicomotor, lesiones de hígado, bazo.... Todo esto le podía estar pasando a nuestro bebé. Seguí leyendo y hablaban sobre los porcentajes de niños con secuelas al nacer, la diferencia que había si nacían con síntomas o no y que las secuelas en un gran porcentaje de los casos se manifestaban en los dos primeros años de vida.

Mi compañero de mesa me preguntó ¿Te pasa algo? Tienes cara de haber visto al demonio....

Tomé aire y llamé a mi mujer. Intenté estar lo más tranquilizador posible pero me cazó al vuelo toda mi preocupación. Esa misma tarde estabamos en el ginecólogo haciendo las primeras analíticas y ecografías.

Dos años. Ese dato se me quedó grabado a fuego. No me iba a poder empezar a relajar ni lo más mínimo en los próximos dos años y 5 meses. Y ese día ya ha llegado.

El caso es que relajarnos, lo que se dice relajarnos, todavía no lo hemos conseguido. Cierto es que el ritmo de médicos ha bajado pero seguimos en plena vorágine todavía de logopedia y fisioterapia y seguimientos de los otros temas. La logopedia seguirá siendo necesaria durante bastante tiempo más aunque los resultados hasta el momento son espectaculares y la fisioterapia continúa porque recurrentemente el cuello vuelve a torcerse. La fisioterapeuta-osteópata que la trata nos ha enseñado a hacer con ella los ejercicios para estirar la zona y tienen un resultado muy bueno. Que un médico te enseñe a tí mismo a tratar a tu hijo en lugar de decirte que tienes que ir todos los días habla muy bien de ese profesional. Busca la comodidad del niño y de los padres por encima del lucro.

¿ Y nosotros? ¿Qué ha pasasdo en estos dos años?

Pues muchas cosas, la primera y más trivial es que nos han salido muchas canas. MUCHAS.

También hemos aprendido a aguantar el miedo, la presión, la angustia y vivir con ella. A poder contarnos mutuamente nuestros miedos y ayudarnos mutuamente. También es cierto que esto no ha sido fácil. Cuando estás bajo tanta tensión saltan muchas chispas por las cosas más triviales y al final arremetes contra el primero que pasa. Te sorprendes en actitudes que ni tu mismo te reconoces. Hay que pedir muchas veces perdón.

Otra cosa que hemos aprendido es a ser enormemente prácticos para todo. Si algo no te ayuda lo apartas sin más, sin dar apenas explicaciones. Lo agradeces pero no le das más vueltas.

Ahora relativizamos todo. Nos hemos demostrado que juntos podemos con todo lo que se nos eche encima.

Tenemos un tema pendiente que hay que no podemos demorar más, tenemos que empezar a cuidarnos a nosotros mismos. Estamos muy desgastados y esto repercute en nuestra famila, amigos y en nosotros mismos. Hay que recuperar el tiempo que no nos hemos podido dedicar estos dos últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.