sábado, 28 de noviembre de 2009

Faros en la niebla

Hoy hemos tenido la oportunidad de juntarnos muchos padres que nos hemos ido conociendo a lo largo de estos dos años largos. Han sido "compañeros de camino" que comentaba hace ya muchos posts.
Reflexionando un poco, es de justicia agradecerles toda la ayuda que nos han dado. Quiero hacer poco a poco una enumeración de algunas de esas grandes ayudas que hemos recibido. Muchas de ellas fueron simples comentarios o anécdotas que nos hicieron encaminarnos en la buena dirección y que no te das cuenta hasta pasado mucho tiempo lo importantes que fueron en su momento.

Para no olvidarme, os hablaré de Valle y la guardería, Óscar y el día que se encogió de hombros, Lilian Flores y Fer y el día que esperé a Ana 2 horas en la calle, Pablo y el bautizo, el día que conocí a Telmo gritando, las dudas razonables de Concha y su eficaz madre, el "qué putada (con perdón)" de María, y alguno más.

A veces, un sólo destello de un faro es suficiente para encontrar el camino.

1 comentario:

  1. Y te has fijao que por mucho avance tecnológico, el faro siempre hace su función? Pos eso

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.