martes, 29 de diciembre de 2009

Darth Vader nunca volverá a ser el mismo


Os describo una pequeña anécdota para ilustraros cómo hacemos para que cualquier situación sirva para enriquecer el vocabulario y componer frases.

Hace unos días se nos hizo tarde cuando volvíamos a casa y decidimos pasarnos por el McAuto para apañar la cena. Miguelito encantado y Paula con cara de no saber en qué consiste eso del Happy Meal pues era la primera vez que la veía.

Resulta que esa semana en el menú infantil venía una cabeza de Darth Vader con un laberinto dentro. Pensé que a Miguelito le encantaría como así fue pero tenía mis dudas acerca de la cara que pondría Paula.

El caso es que se lo enseñamos a Paula diciéndole que era un astronauta (mentira piadosa para no decirle que era el malo de la guerra de las galaxias...) y estuvimos un ratito describiéndolo. A Paula le encantó. Enseguida nos dijo que era guapo, que llevaba gafas, que tenía coletas (señalando los picos del casco) y lo mejor de todo.... ¡Tenía CAJAMOCOS!

Nos reímos un bien rato ante aquella ocurrencia. Os explico el tema del "cajamocos" (el término lo inventó Paula): Todos los días tiene que hacer 15 minutos de aerosoles con una mascarila para porque sus oídos drenan mal y le provocan otitis. Le encanta el rato de los aerosoles porque tiene la oportunidad de ver un par de capítulos de Pocoyó y como le gusta tanto nos pide nada más acabar de cenar que quiere YA el "cajamocos".

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Briconsejos

Como sabréis, la humedad es el enemigo nº1 de los audífonos e implantes cocleares. Hasta hace poco comprábamos unas pastillas secantes que colocábamos en una cajita junto con los audífonos toda la noche y que cumplían muy bien su función. El único problema era el precio de dichas pastillas. Seis unidades de 2gr cuestan 12 €.

Indagando un poco a raíz de un comentario que hizo Luz Gigirey en un taller al que asistimos, encontré el mismo material (silica gel) a granel. Para hacerse una idea del precio, compré 1 Kg en Alemania y con portes incluidos hasta mi casa me costó tan sólo 20,60 €. (O lo que es lo mismo, 0,02 € el gramo!) Además, este silica gel es regenerable. Se puede volver a secar introduciéndolo en el horno a 80º durante una hora.

Sólo quedaba por resolver el tema de cómo colocar convenientemente el silica gel a granel en la caja de los audífonos de manera "ordenada".

Hasta la semana pasada, hemos utilizado dos cápsulas vaciadas de las pastillas antiguas pegadas entre sí y con un lado perforado. Funcionaba pero era engorroso.

Con la compra de los nuevos audífonos, nos han entregado un kit de mantenimiento y ¡Oh sorpresa! venía una nueva caja para secar los audífonos que me dio la idea que os voy a contar.

He tomado fotos de todo para hacerlo más claro.

Empecemos:

Este es el recipiente en cuestión. En nuestro caso es de la marca Phonak.

Como podéis ver, en el interior se aloja un cesto perforado en la parte baja.

Normalmente se deposita la pastilla que veis en la parte inferior izquierda en el fondo del bote, se coloca el cesto con los audífonos y se cierra la tapa. ¿Y el trozo de tela?

El trozo de tela es un simple retal de algodón sin teñir de 14 cm de diámetro. Es importante cortarlo en círculo y respetar la dimensión para su correcto ajuste como luego veréis.

Este es el silica gel a granel con una pastilla encima para comparar. Aquí sólo hay 300 gr. Hay que guardarlo en una bolsa hermética.

Como podéis ver, el material es el mismo pero en bolitas un poco más gruesas. Es imprescindible que sea silica gel NARANJA y nunca AZUL porque éste último es tóxico.

Echamos en el fondo del bote (sin la cesta) unos 15 ml (aproximadamente una cuchara sopera rasa)

Colocamos el paño bien centrado y ponemos el cesto.

Como véis, el paño se encaja entre el cesto y la pared exterior sellando perfectamente el fondo del bote.

Si el paño es de 14 cm, queda enrasado a unos 5 mm de la parte superior.

Y aquí tenemos el resultado final. Unos audífonos secos a un precio imbatible.
(Estos son los audífonos anteriores de Paula, no me ha querido dejar los nuevos porque no se los quita por nada del mundo al no ser que tenga que irse a dormir o a duchar....)

sábado, 5 de diciembre de 2009

Estamos de estreno

Hoy ha sido un gran día. Paula ha estrenado sus nuevos audífonos Phonak Nios con FM integrado y un emisor ZoomLink. Son de color "rosa princesa" y Paula se siente guapísima con ellos. Además también tenemos un iView para comprobar todo el funcionamiento.

Antes de nada, quiero agradecer mucho a Pablo y Pilar de Servicios Auditivos Ibiza el que nos hayan hecho hoy un hueco en sus agendas para atendernos ya que nos acercábamos peligrosamente a las vacaciones de navidad y queríamos tener antes los nuevos audífonos. Han sido absolutamente profesionales además de encantadores con nosotros y nos han resuelto hoy mismo un pequeño problema que hemos encontrado al llegar a casa. Creo que han comido y cenado tarde hoy por nuestra culpa...

También he de agradecer a Fernanda Hinojosa por habernos recomendado y animado insitentemente a que probásemos el FM. Ella siempre ha tenido claro que el FM es una herramienta indispensable para nuestros niños con hipoacusia.

Hemos visto la gran maravilla que es el FM nada más ponérselos en el trayecto de vuelta a casa. Os copio un párrafo que ha escrito mi mujer a una amiga suya acerca de esto: Llevamos sólo apenas unas horas con el FM, y he alucinado. Lo más emocionante ha sido cuando me volvía con Paula a mediodía con su FM nueva, en el coche. Después de más de 2 años recorriendo en coche Madrid de un lado a otro, y pasando casi a diario por la M30 a la altura del Pirulí, por fin la he podido hablar sabiendo que Paula me entendía claro en el coche, y le he dicho que mirara la torre tan alta que había por su ventana.... que se llamaba Pirulí. Paula la ha mirado, y me ha dicho "mami, que torre más grande!, qué alta! el Pirulí"... me ha escuchado TAN BIEN!!! He cantado canciones con ella, y hasta le he enseñado un villancico, le he preguntado cosas, y me seguía genial. Y eso que he hablado muy bajito.... Ha sido mágico!!!

Al llegar a casa Miguel y yo la estábamos esperando y nada más llegar nos ha enseñado sus audífonos nuevos super contenta. Miguel ha visto el FM y le ha encontrado mil usos "alternativos" tales como poder llamar a Paula cuando se escape corriendo sin tener que gritar.... ya le explicaremos que tiene un uso más pedagógico.

El iView es una maravilla. Lo acercas a los audífonos, aprietas el botón y te muestra en pantalla si los audífonos están funcionando con/sin FM y el estado de las pilas. Paula además lo "utiliza" de teléfono móvil...

La prueba de esta noche ha sido divertidísima para ella. Durante un mes Paula tiene que hacer al menos 15 minutos de aerosoles para que elimine la mucosidad que tiene (mejor dicho tenía) en el oído medio. Como os podréis imaginar, poner una mascarilla echando vapores a una niña de dos años es más difícil que calzar botitas a un gato. La solución la encontramos con mi Palm a modo de mini televisor a todo volumen y con al menos tres capítulos seguidos de Pocoyó. El problema estaba que el compresor hace un ruido del demonio y Paula cada poco tiempo se quejaba porque no oía a su querido Pocoyó.

Pues hoy ha sido diferente. Hemos conectado el ZoomLink a la Palm y Paulita ha escuchado sus tres capítulos perfectamente. Los ha disfrutado en grande y se ha reído muchísimo. Iba contestando a las preguntas que hace el narrador y no se ha quejado ni una sola vez. La verdad es que el montaje global es digno de una película de MadMax con todos los cables y tubos pero merece la pena.

La única pega de todo esto es que cuando enchufas la Palm con el cable de audio se apaga el altavoz y sólo lo oye Paula y yo no!. He de reconocer que después de 15 días a tres capítulos por día me he hecho un verdadero fan de Pocoyó...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Faros en la niebla I: Valle y la escuela infantil

Valle es una mujer que admiro por su tesón, su energía, su lucha infatigable ante cualquier tipo de adversidad, por grande que ésta sea, y el carácter alegre que siempre manifiesta. La hemos conocido y visto en momentos muy difíciles y nunca ha cejado en su empeño.

Ella nos habló de la escuela infantil a la que va Paula ahora. Tuvo la valentía de ser la pionera y llevar a su hijo con pérdida auditiva a una escuela en la que no tenían experiencia con este tipo de problemática. Cuando llegamos nosotros me encantó ver que la directora, al presentarnos a la profesora de Paula y comentarle que este año iba a tener otro niño come el del año anterior, ella en lugar de asustarse, sonriese.

Recuerdo que Valle nos hablaba de lo bien que su hijo estaba en esa escuela, lo bien que estaba cuidado, que era uno más en clase, la de infinitas canciones que llevaba a casa aprendidas. Y teniendo en cuenta que nuestros niños tienen pérdida auditiva, esto de llegar de la escuela cantando canciones nuevas, es una satisfacción enorme, difícil de expresar y de comprender para quien no tiene un hijo como los nuestros.

Hoy es Paula quien también vuelve a casa cantando canciones y hasta poesías que ha aprendido en la escuelita, y disfruto tanto como seguro Valle disfruta con su hijo.