lunes, 14 de junio de 2010

Faros en la Niebla II: Telmo

Siguiendo con los artículos "Faros en la niebla" me gustaría hoy traer aquí a nuestro querido Telmo.

El primer recuerdo que tengo de él es de lo más curioso. Estábamos en una reunión en la que habían convocado a una veintena de padres en un descansillo de los sótanos del un hospital para comentar los problemas que había con un servicio de rehabilitación (omito los detalles) Nosotros éramos por entonces unos novatos y todo nos venía grande.

Nos comentaron la situación (creo recordar que era un problema de recortes presupuestarios) y nada más acabar oí detrás de mí a una persona enfadadísima que a voces decía "pues si hay que ir a gritar a quien sea, yo voy"... "subo y que se atreva a decírmelo a la cara...." y otra serie de afirmaciones rotundas que dejaban muy clarito que era capaz de hacer lo que fuese con tal y que aquello no se viniese abajo.

Yo, que soy de poco levantar la voz, estaba alucinado. ¿Qué estaba pasando para que ese señor hablase así? ¿Tanto había en juego?

Camino de vuelta a casa se lo comenté a Ana. Tenía sentimientos contradictorios acerca de lo que habíamos presenciado y por un lado creía que no eran formas pero también intuía que aquello no era el fruto de una persona con un mal día.

Ana, que siempre me lleva la delantera en todos estos temas me dijo que quien había hablado era Telmo. El padre de un niño como Paula y que si había levantado la voz era porque sabía de qué se estaba hablando, todos los enredos que había por detrás y era consciente de lo que se estaba jugando.

Aprendí la lección. Nos jugamos mucho, hay que hacer valer nuestros derechos y sobre todo, toda la información que tengamos de lo que realmente pasa y hay detrás es fundamental. No podemos permitir que alguien arbitrariamente y por motivos no relacionados con la medicina cambie las reglas del juego.

Y si hace falta alzar la voz, se hace.

Hoy seguimos conociendo a Telmo (y su familia!). Para nosotros es nuestro consultor y amigo que siempre está ahí para echarnos una mano. Su casa siempre está abierta para cualquier evento y hacen que todos se sientan a gusto en ella. Me sorprende de él lo incansable de su lucha. Su empeño por llegar al fondo de los asuntos y llamar a las cosas por su nombre.

Gracias Telmo!

2 comentarios:

  1. Pedro tienes razón existe gente como Telmo que saben de que va la cosa,y se encuentran muy bien documentados; pero por desgracia existe también el otro polo, de gente que no tiene idea de que va el tema, y solo hablan para escucharse a si mismos, diciendo cosas que no tienen ni pies ni cabeza, afortunadamente estos cada vez son menos y cuando alguien habla si no lo conocemos, debemos darle el beneficio de la duda e informarnos de como camina y de que va.
    Que tal va Paula.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pedro espero que todo haya ido de PM y la estancia en USA os haya sido muy provechosa para todos vosotros y para Paula a la que la deseo lo mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.