lunes, 29 de noviembre de 2010

El trono (del Sr ROCA)

Dicen que muchas de las mejores ideas han surgido de individuos “sentados en un trono mientras se concentraban en dar lo mejor de sí”. (Entiéndase: “sentados en el WC intentando evacuar”)

Con Paula ciertamente es un momento estrella todos los días. Siempre a la misma hora antes de irse a dormir tiene su sesión de trono. Es un momento (largo) que aprovechamos para leer un cuento de manera muy interactiva, hacer juegos, cantar canciones o simplemente hablar sobre las cosas que han ocurrido durante la jornada.

A menudo se producen momentos memorables como estos dos que a continuación os relato:

Me pide mis auriculares que tengo para la radio y me pregunta que para qué sirve. Le explico que es para escuchar música o a gente contar noticias. Lo coge muy decidida y se lo pone en el oído en el que lleva el implante tal y como me lo coloco yo. Muy contrariada me dice que no se oye nada…

Le llevo la mano con el auricular un poco más arriba a la zona donde están los micrófonos del implante y de inmediato se le ilumina la cara. Me dice: “¡Paaaaaaapi, una nena está cantando!” “¡y tiene una guitarra!” Y en efecto. Era una canción en la que se distinguía perfectamente una mujer cantando con una guitarra.

Acto seguido cambio de emisora y doy con un partido de fútbol. También le gusta y me dice en este caso: “¡Ahora habla un papá y está enfadado!” Y en esos instantes el locutor estaba poniendo a caer de un burro al árbitro por no sé qué error que había cometido.

Me pide de nuevo que le ponga la música y volvemos a la emisora anterior. Nos recorrimos (y bailamos) todos los éxitos de actualidad hasta que el reloj me recordó que era muy tarde y que había que dormir.

Otro momento:

Se sienta en el trono. Hace aguas menores y pone los ojos como platos. Me dice: “¡Paaaaaaaapi, el pis hace ruido!” “¡Hace PSSSSSSSSSSSSSSSSSSS”!

Todavía me río incontroladamente cada vez que recuerdo su cara de sorpresa.

martes, 23 de noviembre de 2010

En la peluquería

Este fin de semana tocaba ir a la peluquería. Los chicos ya nos acercábamos peligrosamente al look de Bob Marley. Paula también tenía el pelo muy largo (look Pantoja en su caso) y se apuntó a la excursión.

Fuimos a nuestra peluquería de siempre. Tiene una parte de chicos (un rinconcito) y una enooorme de chicas. Paula se sentó muy formalita mientras nos cortaban el pelo y nos dijo varias veces que nos estábamos portando muy bien porque no nos movíamos nada de nada.

Llegó el turno de Paula y pasamos al área femenina. Pusieron un cojín muy alto en el sillón y la enfundaron con la pertinente capa para que no se llenase de pelitos.

A los mandos de las tijeras estaba una peluquera a la que le pedí un momento para quitarle el audífono y el implante a Paula. Mientras esto ocurría, en el sillón de al lado un peluquero estaba empezando a peinar a una señora de larguísima melena rubia.

En cuanto vio el implante le dijo a nuestra peluquera que peinase ella a la señora y que él se iba a ocupar de Paula. No le dio ni opción a responder.

Se agachó para estar a la altura de Paula y se presentó. Se llama Mario y también usa audífonos. Le enseñó sus audífonos y Paula a su vez e enseñó los suyos. Los dos opinaron que todos eran muy chulos. También concluyeron que el que tiene imán era ¡el más bonito de todos!

El caso es que Paula se quitó el implante y el audífono y los colocamos en una repisa de cristal muy bien ordenados y Mario le cortó el pelo a Paula con un arte y un cariño digno de mencionar. Al acabar le regaló una pinza rosa y una piruleta y Paula le plantó un beso sonoro que le dejó encandilado.

¡Gracias Mario!

martes, 16 de noviembre de 2010

Coco y Paula ya tienen sus implantes.

El pasado viernes activaron el implante coclear. Paula está contentísima con su nuevo implante. Dice que Coco también está contento y que desde que lleva su implante oye mejor. Todas las mañanas mientras nosotros le ponemos el audífono y el implante ella lo hace a su vez con Coco. Le coloca el procesador, le pega la bobina y le ata la goma de sujeción con el clip a la camiseta. Está hecha una profesional. opina que su implante es mejor porque se le puede cambiar el color y además tiene imán y el de Coco se tiene que pegar con velcro.

Le encanta su nuevo implante porque es ROSA (o mejor dicho fucsia). Le compramos unas carcasas por si no le gustaba el color marrón del procesador (ella que es taaaan femenina....) y le dimos a elegir entre la carcasa rosa con florecitas y la fucsia. Eligió sin dudarlo la fucsia.

La activación fue muy bonita. Paula colaboró muy bien y fue especialmente emocionante la primera vez que dijo "¡suena aaaalto!" con cara de ilusión.

Le encanta oír el timbre de la puerta y su tambor. El timbre suena unas 50 veces todos los días y cuando no está con el timbre es porque está desfilando dando una serenata a dos manos con el tambor.

VECINOS: (que sé que leéis esto) Disculpad lo ruidosos que nos hemos vuelto. ¡Pensad que es por una buena causa! :-)