martes, 17 de mayo de 2011

El proceso del duelo en pareja

Uno de los temas recurrentes que salen en las conversaciones que tenemos con otros padres de niños afectados por Citomegalovirus congénito son las tensiones que se producen en la pareja a raíz del nacimiento de este hijo.

Mirado desde fuera parece como si los trastornos que causan toda la atención que requieren estos niños (visitas al médico, rehabilitación, logopedia…) y los sentimientos de dolor, frustración, negación y miedo que se experimentan echan por la ventana la relación de pareja JUSTO cuando es más necesario apoyarse mutuamente para sacar adelante al niño y por extensión a la familia.

A todo esto se suma el inevitable tema económico. Tener un niño con necesidades especiales por definición es muy caro. Audífonos, sillas, férulas, tratamientos… todo es una sangría económica no prevista agravada en ocasiones por la necesidad de que un miembro de la pareja tiene que dejar de trabajar para ocuparse del hijo.

Hace ya tres años (qué rápido pasa el tiempo!) Ana estuvo en una charla de David Luterman en CLAVE. (www.oiresclave.org) y de la que hicimos en resumen que podéis leer aquí: http://pedromartinezdiaz.blogspot.com/2008/06/taller-sordera-y-familia.html

En él David Luterman explicaba las diferentes etapas que atraviesa una familia y su entorno ante un hijo sordo (y por extensión un niño con necesidades especiales).

Os recomiendo (diría más bien “Es imprescindible que leáis”) las páginas 175 a 183 del libro de David Luterman que publicó CLAVE y distribuye de manera gratuita en este enlace: El Niño Sordo

El solo hecho de leerlo vale para verse reflejado y ver que los sentimientos que estás experimentando no es algo extraño o particular tuyo sino un proceso natural.

En el momento que añadimos a la pareja en todo este proceso es cuando con frecuencia aparecen los problemas. Como habréis leído, el proceso de duelo supone pasar por una serie de etapas (ansiedad, negación, tristeza, depresión e ira) y, lo que es más importante, en momentos DIFERENTES. Éste es en mi opinión el detonante de todas las tensiones.

Por ejemplo: Por puro instinto de supervivencia, cuando ves que tu pareja no puede más (por depresión, negación…) te fuerzas a cargar con todo el peso (ansiedad, ira) y avanzar tu solo. Esto hace que mires con ojos críticos la actitud de tu pareja porque percibes que no está colaborando.

Podemos poner ejemplos de cualquier combinación Ansiedad - Negación -Tristeza - Depresión - Ira en la pareja y ver que el momento vital de cada uno es tan diferente al del otro que es difícil que la relación de pareja pueda funcionar.

Otro peligro subyacente de esta situación es que el esfuerzo por sacar al niño adelante es tan grande y ocupa tanto tiempo y recursos que la vida propia pasa a estar monopolizada por este hecho. Cuando la situación finalmente pasa a normalizarse caemos en la cuenta que nuestra relación de pareja está olvidada.

Un remedio eficaz para superar estos problemas de pareja es entender lo que nos está ocurriendo, aceptarlo como un proceso normal y hablarlo tranquilamente (y con muchísimo cariño) con tu pareja. Exponerle cómo te sientes, qué necesitas de él/ella, compartir miedos, ilusiones, frustraciones… y apoyarse incondicionalmente.

2 comentarios:

  1. Pues si Tienes razón pero tenemos que tener la cabeza fría y darnos tiempo para pensar,
    El otro día te deje una pregunta en el Blog de Pepe que que tal va Paulita ya nos contarás algo espero que ya este una campeona.
    a ver si en vacaciones venís a vernos por Asturias, seréis bien recibidos

    ResponderEliminar
  2. También esta la Abuela para echar una mano cuando no dais abasto y encima cuando recojéis a los críos, os dan croquetas...

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.