viernes, 17 de junio de 2011

Sonrisas y lágrimas

Esta mañana ha sonado el despertador a las 6:30. Anteayer lo había adelantado porque le tocaba a Paula la prueba de tolerancia a la fructosa y me olvidé de cambiar la hora. Estaba intentando volver a dormirme la media horita que me quedaba cuando ha sonado un discreto bip-biiip que indicaba que acababa de llegar un mail a la Blackberry. Me ha picado la curiosidad y he leído el mail. Era de una amiga nuestra madre de dos niñas con CMV que estaba pasando un día malísimo.  Estaba de bajón, no encontraba sentido a tanto esfuerzo durante largos años y se sentía profundamente triste y vacía.

Al poco de llegar a la oficina he recibido un mail de otra pareja también padres de una niña con CMV que nos mandaban un vídeo donde su preciosa niña decía su primera palabra: AAAAAAAAAAGUA.... Lo he visto decenas de veces. Sus padres están pletóricos.

Curioso contraste. Dos familias separadas por 10.000 Km en situaciones tan parecidas y sin embargo diametralmente opuestas.

Después de cenar se me ha ocurrido una idea absurda digna de una tira de Mafalda: ¿No se podría coger la alegría que unos irradian a raudales y llevársela a quien más la ha perdido?

Y sin pensarlo dos veces he comprobado que allí donde llamaba era la hora de acabar de comer y cogido el móvil y la hemos llamado para sencillamente decirle que la queremos mucho y que la tenemos muy presente.

Y en efecto, la alegría puede cruzar el océano instantáneamente..

4 comentarios:

  1. Hermoso escrito. Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  2. cariño al instante es una de las mejores medicinas. Sois valientes y magníficos.

    ResponderEliminar
  3. Increíblemente humanos,seguid así.

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.