sábado, 9 de julio de 2011

El pescador valiente

Miguel hace un par de días mientras buscábamos cangrejos entre las rocas me dijo: Papi, no me gusta nada tener una hermana como Paula.

Intuyendo que esa frase iba con carga de profundidad e intentado que no se me cayese el cubo con los cangrejos le pregunté que por qué pensaba así. Me sorprendió con su explicación por lo meditada y emocionalmente elaborada. No entraré en detalles de todo lo que me contó pero sí remarcaré que no le echaba la culpa a Paula sino a los hechos. ¿Por qué Paula es sorda papi? ¿Por qué ha tenido citomegalovirus? ¿No se puede curar eso para siempre? ¿Podrías estar más tiempo conmigo?

Le respondí a todas sus preguntas y le hice ver que también a él le dedicábamos mucho tiempo (es algo que cuidamos especialmente) y poco a poco y tras muchos cangrejos cazados y una preciosa conversación Miguelito pudo expresar y sacar todas sus tribulaciones.

Al rato cuando volvíamos a la playa me dijo "No sé por qué pero me encuentro mucho mejor". Le expliqué que cuando se cuenta algo que te está haciendo daño uno se libera de un gran peso. "Pensé que me regañarías si te decía lo de Paula...." Le respondí que nunca le habíamos regañado por decir la verdad y que había sido muy valiente al querer contármelo y que estaba muy contento con él.

Por la noche nos fuimos a pescar los dos solitos pertrechados con sendas cañas y chubasqueros porque amenazaba lluvia. La mar estaba malísima y mis esperanzas de pescar algo estaban entre cero y ninguna. Para Miguel era la primera vez que iba a pescar de noche y creo que sólo un par de veces en su vida ha estado despierto hasta más allá de las 12.

A la media hora de estar pescando su caña empezó a dar unos tirones tremendos y Miguel se puso a dar unos gritos tremendos "Paaaapíííííííi que han picadoooooooooo!!!!!!"

Se puso a recoger sedal y para mi asombro sacó un congrio de buen tamaño. Su alegría era tal que no paraba de reír y dar saltos con el congrio en las manos y le tuve que decir que tuviese uno poco de cuidado con el congrio al cogerlo porque le podía dar un bocado en cuanto tuviese un dedo al alcance.

Lo siento, no hay foto. Estaba muy oscuro, lloviznaba y hubiésemos acabado todos en le agua.

Recogimos los bártulos y nos volvimos. Al llegar se lo enseñó a Ana, se puso el pijama y cayó fulminado en la cama. Había sido un gran día para él.

6 comentarios:

  1. ¡Bravo! Miguel, eres un campeón de la pesca y más campeón todavía de buena persona.
    Estamos contentísimos y orgullosos de ti.
    Atitor

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro. (Odalis del blog de Pepesordisas -ya termina bautizado así nuestro Pepe jijiji)

    Me he leído algunas de las entradas de tu blog, y debo decir que eres muy bueno escribiendo y me ha encantado ésta en particular.

    Tu hijo es grandioso, no solo por el pescado, si no por tener el valor de expresar lo que siente aún creyendo que te ibas a molestar con él, has hecho un gran trabajo con tus dos hijos.

    Que el Señor te sonría :-)

    ResponderEliminar
  3. Pedro increíble Miguel, pequeño gran hombre, saben expresar sus emociones y mucho mejor compartirlas,disfruta de la dulzura de tus hijos.
    Besos a los niños.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho por Miguel, cuanto me hubiera gustado verlo, seguro que todos los pescadores que hubiera en el espigón se enterarían del trofeo.
    Lo importante es esos momentos y el pasarlo bien.
    De todas maneras me pareció un hermoso niño que cuida y quiere mucho a su hermana, por otro lado también es lógico que en ciertos momento le surjan algunos pensamientos y es muy sano y bueno que os los de a conocer.
    Un beso para el y para Paula y para tu encantadora esposa

    ResponderEliminar
  5. Realmente es ua situación de las que emocionan. Bueno, no: ¡DOS! La conversación y la pesca :-))))

    Ahhhhhhhhhhhh

    Un tironcito de orejas para Paula, que un angelito me ha xontado que hoy cumple años. Un beso fuerte, fuerrrrte, y que sepais que os admiro.

    Un abrazo

    Chumari

    ResponderEliminar
  6. PAULITA, muchas felicidades y dile a tu hermano que no se muy bruto y no te tire mucho de las orejas no te baya a tirar el MP7, estoy deseando volver a verte otra vez para poder ir de excursión a otro sitio muy GUAY que tenemos en GIJÓN un beso

    ResponderEliminar

Tambien puedes ponerte en contacto con nosotros en las direcciones de correo anagonzalezpastor@gmail.com o pedromartinezdiaz@gmail.com
Los comentarios están moderados para evitar spam. En cuanto revisemos tu comentario será publicado.