miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las dos caras de la moneda

Hace un par de semanas, la mamá de un niño afectado por citomegalovirus congénito nos "reprochaba" muy cariñosamente que no presentamos en el blog la realidad de los casos de niños seriamente afectados al nacer.

Y tiene razón. La situación de Paula es un chiste comparada con la de otros niños que conocemos. Somos sin duda la cara bonita de la moneda. Nuestra hija es un caso en el que tras muchísimo trabajo hemos conseguido que nuestra hija pueda llevar una vida prácticamente normal con la peculiaridad de sus prótesis auditivas.

La realidad de otros niños que conocemos es muy diferente. Son niños que presentan parálisis cerebral, retraso psicomotor, problemas de audición y visión... Los padres de estos niños se dejan la piel mucho más de lo que nosotros hemos hecho para sacarlos adelante y conseguir que sus hijos desarrollen el máximo de sus capacidades. Con cierta frecuencia sólo obtienen a cambio resultados modestos.

De estos padres me impresiona su capacidad de trabajo y de amor por sus hijos. Admito que los admiro profundamente.

Por último quería dejaros con un vídeo que resume en cierta manera lo que supone ser padre de un niño con necesidades especiales.